10 de septiembre de 2021

Devil in Disguise by Lisa Kleypas


Sinopsis: (Traducción personal)

Un fascinante y apasionante romance entre una dama viuda y un escocés fugitivo, que puede tener conexiones con una de las familias más nobles de Londres.

Lady Merritt Sterling, una joven viuda de carácter fuerte que dirige la compañía naviera de su difunto esposo, sabe que la sociedad londinense se muere por atraparla en un escándalo. Hasta ahora, ha sido demasiado inteligente para proporcionarles uno. Pero entonces conoce a Keir MacRae, un rudo y fuerte escocés destilador de whisky, y todos sus sensatos planes se esfuman. No podrían ser más diferentes, pero su atracción es poderosa, pura e irresistible.

Desde el momento en el que Keir MacRae llega a Londres, tiene dos objetivos. Primero, no enamorarse de la deslumbrante Lady Merritt Sterling. Segundo: evitar que le maten.

Hasta ahora, ninguno de los dos va bien.

Keir no sabe por qué alguien quiere su muerte, hasta que el destino revela su secreta conexión con una de las familias más poderosas de Inglaterra. Su mundo se tambalea y en la única persona en la que confía es en Merritt. Su pasión arde con una intensidad que Merritt nunca había conocido, y provoca que desee lo único que no puede tener de Keir MacRae: un futuro. A medida que el peligro se acerca, ella hará lo que sea necesario para salvar al hombre que ama. . . incluso sabiendo que podría ser el diablo disfrazado.

Opinión personal:

Calificación:

«Los Ravenels se encuentran con los Wallflowers» reza la portada. Y esas breves escenas han sido lo que más he disfrutado.

Creo que todas las que lo hemos leído coincidimos en que no sabemos por qué forma parte de la serie Ravenel. De «Ravenel» tiene bien poco, apenas aparece uno de los personajes de la serie y nombran a otro, pero poco más. Seguro que se trata de una novela puente, o es lo que se puede suponer, entre esta serie y lo que podría ser una nueva serie —de la que me suena que la autora ya ha hablado en alguna entrevista— de los hijos de las parejas de la serie Wallflowers.

Con Lady Merritt Sterling repite con viuda, algo que da mucho juego para escenas subidas de tono. Una mujer decidida que no ha dudado en meterse de lleno en la dirección de la naviera de su difunto marido, ayudada por su hermano menor, del que supongo que no tardaremos en tener historia. Quizás esté equivocada, pero la sensación que he tenido es que su vida ha sido triste, fiel reflejo de lo que serían muchos matrimonios de la época; sin chispa, sin ilusión, simplemente dejando pasar los días, pero no sabemos mucho, tan solo un gran sinsabor con el que se ha acostumbrado a vivir y del que no he terminado de entender muy bien la necesidad de dejar constancia.

Keir MacRae es un escocés grandullón y encantador. Como muchos de los protagonistas de Kleypas, dice frases preciosas, de las que te hacen suspirar cuando las encuentras. Pero, a parte de eso, no he encontrado mucho más que a un hombre guapísimo y dulce. Sí, gusta mucho, pero me ha faltado mucho para diferenciarlo de tantos otros escoceses cliché.

Personajes sin gran desarrollo, de los que se explica poco, apenas un esbozo en las primeras escenas y, después, no vuelven a aparecer en su entorno habitual y que los hacía un poco destacables. Lo único que puedo remarcar es que él sea escocés.

En cuanto a su relación, las chispas brotan desde el momento uno. Un instalust, nada que objetar si después me desarrollas el romance. Pero nos hemos de creer, como un salto de fe, que en diez días ambos están enamoradísimos sin que apenas se hayan visto en «circunstancias especiales» que no dejan de ser poco propicias para el brotar de sentimientos, al menos por parte de él, y las pocas palabras que se intercambian.

Del romance poco más se puede decir, te informan y te lo crees. Me han faltado diálogos, no hay conflicto y es un tema que queda cerrado de forma apresurada y mucho antes de que finalice la novela, como si la autora se hubiera quedado sin ideas. Quizás me sale la vena exigente, pero justo leo romántica porque me interesa y disfruto de leer sobre ese romance y si se intercala un tema secundario, como en este caso, con el supuesto suspense de quién hay detrás de MacRae, entiendo que ese tema ha de ser interesante. A mí no me lo ha parecido en absoluto.

Podría ser el gran misterio, la persona que, tal como se explica en la sinopsis, quiere matar al fornido escocés, pero es algo que tal como empieza se termina, sin más, sin plantear ningún tipo de curiosidad, sin momentos de tensión.

Y sobre la cuestión que no se puede nombrar, pues no me quiero aventurar mucho en dicho «tema» ya que no sé si todavía queda alguien que no haya leído sobre ello —no tengo muy claro si la intención de la autora es que sea un gran secreto a voces; está claro que no se ha tomado muchas molestias en ocultarlo. Por mi parte, ni me ha molestado ni me ha afectado. El problema es que no le veo la necesidad y algunas de las escenas me han resultado de lo más inverosímiles.

Todo parece girar en torno a Keir, su pasado y su presente y los personajes que aparecen en la historia y tienen relación con esos temas. Su relación con Merrit es algo totalmente secundario y, quizás por eso, la autora no le da el protagonismo que se merece. Secundarios que han desviado mi atención, soy la primera a la que los ojos le han hecho chiribitas cuando han aparecido Lilly y Marcus, aunque también me he quedado un poco ojiplática con la naturalidad con la que ciertas cosas se aceptan, incluso viniendo de quien vienen. Y estoy muy segura de que otras lectoras habrán saltado de alegría con la vuelta al ruedo de otro gran personaje suyo, pero no creo que tenga que ser a costa de la pareja. Eso es un problema de base.

En su conjunto «Devil in disguise» no deja de ser una lectura entretenida, Lisa Kleypas es una gran profesional, eso es algo que no se puede negar.  Pero me ha parecido una novela muy cómoda, con una trama con algunas aventuras que no tienen mayor secreto, un misterio inexistente y unos personajes que me han dejado bastante fría. Como fan incondicional de Lisa Kleypas, esta novela no me ha terminado de convencer y me da mucho miedo que se haya quedado sin ganas de escribir histórica.

Lisa Kleypas es una de las grandes de la romántica histórica, de las pocas que leo todo lo que publican y me anticipo a hacerlo en inglés, me pueden las ansias; aunque, últimamente no todo cumple mis altas expectativas (traicioneras siempre). Con ello quiero decir que sus novelas son muy recomendables, entretienen siempre y son más aconsejables que muchas otras. No quiero que mi baja puntuación se interprete como lo contrario, simplemente creo que, tras toda su larga trayectoria, se puede esperar una novela más arriesgada y original que esta. De ahí mi nota. La misma historia escrita por otra autora, se habría llevado más nota. Creo que puede ofrecer un libro mucho mejor y —esto es una opinión totalmente personal— me queda la rara sensación de que no disfruta con sus historias y, por eso, en vez de construir personajes a los que nos tiene acostumbradas, se sirve de la aparición de sus personajes más icónicos. Es algo que me ilusiona, me da rabia y miedo al mismo tiempo. 

Datos de interés: Ficha de la novela - Ficha de la autora - Web de la autora


Pepa 

3 de septiembre de 2021

The Duke Who Didn't by Courtney Milan


Sinopsis: (traducción personal)

Miss Chloe Fong tiene planes para su vida, listas para sus días y ningún tiempo para tonterías.

Tres años antes, le dijo a su amor de la infancia que podía hablar con ella una vez que paneara ser serio. Esa noche, él desapareció.

Pero ahora ha vuelto, Jeremy Wentworth, el Duque de Lansing, ha vuelto a la pequeña aldea que una vez visitó con la esperanza de cortejar a Chloe. En su defensa, le ha llevado tiempo darse cuenta de que ser serio no era compatible con su personalidad. 

Todo lo que tiene que hacer es convencer a Chloe de que deje sitio en si vida para un tramposo travieso, luego revelar que en todos los años que se conocen, no ha mencionado su nombre real, su título ... ni el hecho menor de que él es dueño de toda su aldea.

Solo una cosa puede salir mal: todo.

¡De vuelta de las vacaciones!, en las que he intentado desconectar de todo, y del ordenador, especialmente 😅 y no he tenido tiempo ni para leer😂. 

Espero que las hayáis disfrutado o estéis a puntito de hacerlo

Reactivo el blog e intento seguir con mis entradas semanales, últimamente estoy teniendo —culpa de mi mala organización y de recomendaciones para ver alguna miniserie— menos tiempo para leer. Tengo pendientes de subir algunas reseñas, aunque ya sabéis que no reseño todo lo que leo, aunque sí intento dejar una brevísima opinión en mi cuenta de goodreads 😉

Opinión personal

Calificación:

Primero de la serie, no traducida, «Wedgeford Trials»

El mes de agosto ha sido el mes de la autora Judith Krantz en el Reto Rita 5.0, #RetoRita5, organizado por los blogs A la cama con un libro y Mi rinconín de lectura. No es una autora que me llame especialmente la atención y, como hace un tiempo me prestaron este libro de Courtney Milan, #RitaMilan, autora comodín, pues ha sido el momento de hacerle un hueco. Además, agosto es un mes que leo poco y tenía muy claro que no iba a poder cumplir subiendo la reseña antes del día 25, así que me lo he tomado con más calma.

De esta autora solo ha leído su serie «Hermanos siniestros». Son unas novelas que recomiendo, porque son divertidas, cuentan con personajes que se salen de la normalidad —algo que siempre se agradece— y, en su conjunto, resultan de lo más entretenidas y, sobre todo, me gustó la tercera, aunque hay que leerla en orden para disfrutarla mucho más.

Además, después de la tormenta mediática que se organizó en USA con el tema de los estereotipos racistas en la romántica, y dado que solo había leído cuatro novelas suyas en las que todos eran blancos anglosajones, cuando tuve la oportunidad de leer este, en el que sus protagonistas son asiáticos, no lo dudé.

En ese sentido tengo que comentar que justo eso ha sido lo interesante de la historia. Tenemos puntos destacables: la protagonista es inglesa pero asiática; el protagonista es de padre inglés y madre china; nadie sabe que él es duque y dueño de toda la aldea.

Al final de la novela, hay una extensa explicación de términos, comidas, apuntes sobre lenguaje, cultura y un breve detalle de pequeños detalles familiares con los que la autora deja patente que en esta serie quiere hacer un pequeño homenaje a sus ancestros.

Chloe Fong vive en una pequeña comunidad, es una joven decidida, independiente y muy unida a su padre, junto a él tienen el firme propósito y sueño de conseguir una salsa que los saque de la pobreza y se haga famosa.

Una de sus principales manías es hacer una lista para todo. Y, justo esa es la excusa de la que se sirve Jeremy para enredarla.

El Duque de Lansing hace tres años que no visita la pequeña aldea de su propiedad a la que tan asiduamente iba de joven. Es un joven encantador, amigo de todos y muy bromista. Hijo de padre inglés y madre china, nunca se ha sentido realmente confortable en su condición de noble inglés.

Jeremy es un personaje con un encanto especial. Lo más interesante ha sido ese conflicto interior entre lo que quiere y lo que debe motivado por esa diferencia de culturas, la británica, exigente, seria y estricta y la asiática, algo más indulgente y, más importante, acorde con su propia personalidad. Era un punto del que me esperaba algo más ya que la autora no llega realmente a profundizar del todo. Desde el principio queda muy patente por cual de las dos se inclina él.

Sobre Chloe tengo poco que comentar, es una joven que me ha resultado algo fría, aunque dulce a la vez. Una joven algo opaca ya que, aunque Jeremy parece tener muy claro lo que la chica siente, me ha resultado muy complicado entenderla. Lo único que la autora se esfuerza en remarcar es esa independencia y el firme propósito de anteponer sus deseos a todo lo demás.

Su relación no tiene sorpresas. Es agradable, desde el minuto uno queda muy claro que ambos están enamorados, un amor que ha devenido con el paso del tiempo y, supuestamente, de esa amistad nacida en los primeros momentos en los que Jeremy aparece en la aldea y respaldado por los pequeños momentos que dos personas puedan compartir tan solo durante una semana al año, por muchos años que pasen.

En relación al romance el gran «pero», en mi opinión, es que carece de conflicto. Es algo que estás todo el rato esperando, que estalle la bomba por algún lado, pues hay varios temas que pueden complicar la relación entre ambos, pero todo fluye de manera directa y fácil y el conflicto queda en nada; y esos puntos de interés que he comentado antes, ahí quedan, sin más. 

Creo que el principal problema es que la relación ocupa un segundo plano para la autora. Courtney Milan antepone el desarrollo de las costumbres de la aldea a la propia relación. Admito que el tema de las recetas y los ingredientes, así como el tema de la salsa me ha parecido que resta demasiado espacio para un desarrollo más extensivo de un romance, que no deja de ser la razón principal por la que leo romántica.

Y dejando de lado que el gran momento del subidón, ese clímax final, no llega nunca, que la autora —si bien refleja el día a día de la comunidad, un poco las diferentes formas de pensar de ambas culturas— tampoco es que profundice en sentimientos internos; ni en luchas personales ni tan siquiera con la diferencia que pueda conllevar las diferentes culturas en las que ambos han vivido, todo al final ha sido un poco como un jarro de agua fría y me he quedado esperando esa originalidad que tanto me ha gustado en las otras novelas que he leído de la autora.

En su conjunto, «The duke who dind’t» —título que está extraído de una frase de la novela— ha sido una lectura entretenida de la que me esperaba muchísimo más. No son muchas las novelas románticas que he leído con personajes y costumbres asiáticas y eso, al mismo tiempo, ha sido interesante y ha ralentizado la lectura. La historia no deja de ser muy sencilla, una relación entre ambos sin altibajos, con ciertos momentos cucos entre ambos y alguna que otra escena subida de tono, pero en su conjunto, me ha parecido una relación muy racional y le ha faltado mucho chispa.

Nota: Sé que me repito, pero he de comentar que la lectura en inglés puede cambiar mi valoración, me resulta mucho más cansado y menos relajado y, además, puede que algunos términos se me escapen o no sea capaz de coger el sentido exacto.


Datos de interés: Ficha del libro: Ficha de la autora: Web de la autora

Pepa