17 de mayo de 2019

Cautivos de la noche de Loretta Chase


Sinopsis:
Cuando el intrigante conde de Esmond entra en una estancia, las mujeres desfallecen y los dientes de los hombres chirrían. Está muy acostumbrado a esta reacción... y la explota de manera brillante. Pero no estaba preparado para Leila Beaumont, para su mirada peligrosamente cautivadora. Un problema y de los grandes, pues Esmond no puede permitirse la distracción de un enredo, por muy apasionante que prometa ser. Se supone que trabaja para el gobierno y sus superiores quieren ver al corrupto y traidor marido de Leila entre rejas. Cuando, sorpresiva e inconvenientemente, este aparece muerto, todos los esfuerzos de Esmond se centrarán en alejar a Leila de toda sospecha. No ser colgada por el asesinato de su marido no es lo que más la preocupa. Quiere saber la verdad, toda la verdad, acerca de Esmond, ese hombre que está trastocando su vida

Opinión personal

Seguimos con el Reto Rita 3.0 y toca el mes de Loretta Chase (#RitaChase).
Es una de mis autoras favoritas, otra de las grandes que ha sido abandonada por las editoriales, y eso me cabrea.  Al final lo que haremos muchas de las fieles lectoras de romántica, es pasar de las editoriales de aquí y leer directamente en original.
Enlazando con esta queja, quiero agradecer tanto a los blogs «A la cama con un libro» y «Mi rinconín de lecturas» la importancia de estos retos que apuestan por los clásicos. Sí, algunas lecturas son infumables y con el tiempo han quedado obsoletas, pero otras seguro que ayudarán a lectoras que ahora están apostando por el género a descubrir pequeñas joyas de la romántica.
Espero que si no os habéis puesto, os lancéis de cabeza por el título de «Abandonada a tus caricias» que sí, que es el tercero de la serie, pero a no ser que como norma tengáis leerlos todos en orden, ya os digo que no es necesario en este caso…

Pues le toca el turno a su única novela publicada en España que no había leído (creo) «Cautivos de la noche». Después de leer novelas suyas posteriores, cuesta retomarla con escritos más antiguos porque es casi imposible que no se note, y eso pasa factura.
En su favor diré que me esperaba tan, tan, tan poco de esta lectura, que al final me ha gustado mucho más de lo que me esperaba y es que leí el año pasado la primera entrega «El encanto de un bribón» y me resultó tan soporífera que por eso he dejado pasar tanto tiempo. Algo que parece que ha jugado en mi favor, y en el resultado de la lectura, porque ya no me acuerdo de todas las maldades del protagonista y, eso para él, va a ser toda una suerte.

En esta novela vamos a encontrar un esquema muy usual en las novelas de los años noventa, si no estoy equivocada esta es del 94, en la que aparecían nobles que trabajaban para el gobierno inglés, con tramas más o menos complejas de espionajes y que, siempre, se veían obligados a pasar tiempo con la damisela de turno y suponía la excusa perfecta para que la pasión, primero, y el amor después, florecieran.
Y no dista mucho de lo que encontramos aquí.

El conde d’Esmond, además, se nos presenta como un personaje algo exótico, con mezcla de culturas, algo que también era bastante común en los noventa ─aunque creo que ese detalle ha sido desaprovechado por la autora─. Es un personaje duro y frío que admite un comportamiento algo dañino, del que ya no me acuerdo, pero ahora ya se ha “congraciado” tanto con la corona como consigo mismo, aunque tiene un asunto pendiente que será, de forma muy débil, motivo de discordia entre ambos.
Un hombre de aguda inteligencia, casi fuera de lo común, dándose a entender que raya en la genialidad, que es capaz de manipular, engañar, adivinar y resolver casos de lo más difíciles.

Leila es una afamada pintora, independiente y fuerte, como la gran mayoría de protagonistas de Loretta Chase ─gracias por romper con la costumbre de damiselas desamparadas en busca de San Jorge─ Una gran belleza que ha visto forjada su personalidad y su visión de sí misma por un marido manipulador y oscuro y unas circunstancias complejas en su juventud. 

En mi opinión, lo mejor de la novela es esa trama que gira en torno al asesinato de Francis, el marido de Leila. Quizás en algunos momentos se le va un poco la mano a la autora y la trama resulta un poco rocambolesca, se complica, se deslía, parece que los culpables ya los tienen para luego darte cuenta que tienen que volver a empezar de nuevo. A mí me ha gustado, y creo que, si bien podría haber aprovechado más unos personajes complejos en los que no termina de profundizar lo suficiente, es una lectura que me ha dejado bastante satisfecha. Quizás debido a que me encanta la forma que tiene Loretta Chase de contarme las cosas ─porque escribe muy bien─, esos diálogos cargados de ironía y doble sentido, inteligentes. Esa defensa incondicional de la mujer de aquella época en palabras de Ismal, ese detalle de que él no se enamore solo de su belleza sino quede atrapado también por su intelecto. Esos detalles hacen que me recuerden por qué me gusta tanto.
La importancia de la investigación enturbia el desarrollo del romance y he de decir que es una pareja que me ha gustado más por separado que junta. Aún así, he disfrutado de sus diálogos y su relación me ha parecido muy de igual, algo que me ha gustado, sobre todo, el respeto mutuo y ciertos detalles que la autora, con acierto, deja adivinar que, pese a la importancia de la atracción mutua, su relación está basada en aspectos más sólidos.

En resumen, «Cautivos de la noche» no me ha parecido la mejor novela de Loretta Chase, pero a mí me ha gustado más que algunas de las que se publican actualmente, es cuestión de gustos. De ella recomiendo antes otras, sin duda «Abandonada a sus caricias», lectura imprescindible; de su serie modistas, también tengo buenos recuerdos y, como no, los Casrsington.
Loretta Chase es una de las autoras clásicas de lectura obligada para las amantes del romance histórico.

Datos de interés: Ficha de la novela - Ficha de la autora- Web de la autora

Pepa 

10 de mayo de 2019

Hilvanes y contrabando de Elena Bargues


Sinopsis:
 Mariela y su hermano Ernesto abandonan Cuba y recorren el mundo. Pero, cuando se instalan en casa de sus tíos en Santander, a Mariela le disgusta la inclinación por los naipes de su hermano y decide independizarse y emprender un negocio por su cuenta: un atelier de alta costura.
Pablo Torres, primogénito y heredero de una naviera santanderina, será contratado por el gobierno español como agente, bajo el seudónimo de Pedro Saro, tras el asesinato de un capitán en los muelles ingleses y la compra y desaparición de las armas empleadas en las guerras carlistas. Sus sospechas pronto recaen sobre los dos hermanos quienes, a causa de la vida disipada de Ernesto y del taller de Mariela, se han convertido en el epicentro de las intrigas de los contrabandistas.
Mariela y Pedro no tienen nada en común, pero se verán obligados a unir sus esfuerzos si desean defender aquello que aman.
Elena Bargues nos sumerge nuevamente en una historia bien hilvanada, llena de malentendidos, recelos, asesinatos, corrupción y robos. Una aventura trepidante por las calles y muelles de un Santander que se perdió en el incendio de 1941



Opinión personal

Ya sabéis que se me van los ojos detrás de una novela ambientada en tierras nacionales y, si viene firmada por una autora cuyo estilo me gusta mucho, no necesito resistirme a la tentación porque sé que al final caeré en ella tal cual como con el chocolate.

Por si después quedan dudas, que me conozco, diré de antemano que la novela me ha gustado. Considero que Elena Bargues tiene un estilo muy cuidado, de los que me gustan y con el que disfruto. Me gusta mucho el esmero que se toma en documentarse para escribir sus obras, aunque luego no me entere de algunas de las palabras tan técnicas que utilice para referirse a ciertos objetos, para eso estamos los lectores, para buscar y, así, aprender.

Pero, aquí me he encontrado con algunos peros.

No nos desviemos, por eso.

La trama cuenta con diversos personajes, todos ellos interesantes y con los que la autora da forma a un escenario ideal para relatarnos una trama que, más que girar en torno a un romance, gira en torno al contrabando, al misterio de unos asesinatos, al día a día de la ciudad de Santander, a la diferencia con la que afronta lo cotidiano las gentes pudientes a los pobres y, sí, paralelamente, la autora nos regala la historia entre Mariela y Pedro, no obstante, para mí no es el hilo del que sale toda la trama y podría estar o no, porque no es indispensable para que el desenlace llegue a su fin. 

Mariela huye de su tierra natal arrastrada por su hermano, el único pariente que le queda, tras perderlo todo por el mal hacer de su padre, y después de su propio hermano. Ya en tierra cubana se convirtió en una mujer independiente e inteligente que, dejando de lado lo poco ortodoxa de su conducta, reflotó un negocio para verlo otra vez hundir.
Es una mujer muy bella que podría haber llevado una buena vida como amante de algún hombre apoderado y enriquecido, pero que esa podría haber sido una solución fácil es algo muy dudoso y si tiene algo claro es que quiere ser una mujer independiente económicamente para no volver a perder lo que con esfuerzo consiga.

Pedro es el heredero de una familia pudiente. No me ha quedado muy claro cómo llega a la situación en la que se encuentra, ni tampoco he terminado de conocerlo en exceso, más que es un hombre de honor, con la capacidad de camuflarse en ambos mundos y, sobre todo, una buena persona y un hombre que no se rige por el encorsetado mundo que lo rodea.

Como lectora de novela romántica, creo que la novela cojea en ese aspecto─ bien seguro porque la intención de la autora no ha sido centrar la trama en este aspecto, así que mea culpa, porque es como una deformación profesional, quiero más romance, siempre. Me queda muy clara la admiración mutua pero el amor surge y me ha dado la sensación de que no comparten suficientes escenas juntos como para enamorarse. Manías que tiene una.
Algunas situaciones entre ellos, me han parecido algo forzadas, otras cuya importancia daba por lógica, caen en el olvido sin que al final tomen mayor relevancia.

Sin embargo, he disfrutado con esa trama de espionaje que Elena Bargues ha creado, con algunos giros que me han sorprendido y otros que ya me esperaba, pero consistentes, creíbles en un mundo corrupto entre altos cargos de la  villa de Santander. Especialmente he de nombrar al comisario Rojas, sus suspicacia, su frialdad y, al mismo tiempo, su gran corazón. Y también quiero hacer especial mención a Ernesto, personaje que me ha gustado mucho.

Se denotan las horas de documentación y la autora consigue transportarte a esos años, con pequeños detalles que adornan la novela. Meterte de lleno en mesas de tabernas, redes de pescadores, tiendas y curas de baños.
Aún así, en algunos pasajes, para mi gusto, abusa de dicha información. Quizás a las naturales de la zona les pueda hacer especial ilusión que aparezcan nombres de calle, pero que esas calles se repitan en varios pasajes para describirnos paso por paso el camino que lleva un personaje, a mí, más que enriquecerme la escena, me ha restado ritmo a la lectura. Y ese recurso se usa en varias ocasiones.
Pese a que al principio le ha costado arrancar, Elena Bargues ha sabido atraparme con una trama con la que ha conseguido convencerme.

En su conjunto, «Hilvanes y contrabando» es una novela que me ha gustado, con algunas partes algo lentas, pero también con mucha acción y giros y riqueza de personajes. La autora tiene tanto en sus manos que es imposible hacernos conocer más a los protagonistas, quizás por eso algunos temas se me han quedado un poco en el aire y me hubiera gustado que profundizara un poco más. Todo no puede ser y si gustáis de una novela bien escrita con un poco de suspense esta puede ser una novela muy recomendable.

Pd: La novela se puede adquirir también en formato papel en la editorial Librucos (os dejo también la portada)


Datos de interés: Ficha de la novela - Ficha de la autora - Web de la autora

Pepa