22 de marzo de 2019

El día de la duquesa de Sarah MacLean




Sinopsis:
Malcolm Bevingstoke, duque de Haven, ha pasado los tres últimos años en una soledad obligada, pagando el precio de un error imposible de arreglar y añorando al amor que ha perdido para siempre. Sin embargo, el ducado no espera; el título necesita un heredero, lo que significa que debe ponerse a buscar una esposa. Solo hay un problema, que ya tiene una… Después de años de exilio, Serafina, duquesa de Haven, regresa a Londres con un único objetivo: recuperar la vida a la que ha renunciado y encontrar la felicidad, libre ya del hombre que le rompió el corazón. Haven, acorralado, le ofrece un trato: ella obtendrá su libertad en cuanto elija para él a la mujer que pueda sustituirla como duquesa. El duque solo dispone de unas semanas para recuperar a su esposa, para convencerla de que, a pesar del horrible pasado que comparten, se pertenecen el uno al otro, porque, para él, todos los días son El día de la duquesa.

Opinión personal:


Tercera novela de la serie Escándalos & Canallas.

Desde la controvertida escena en la que conocí al duque de Haven – ya sabéis lo mucho que me pierden estos duques – estaba esperando esta novela. He de comentar, que a mí la sinopsis no me parece del todo veraz, pues el tema del heredero no tiene en ningún momento relevancia alguna. Y la trama arranca por la casual aparición de Serafina, ya que en ningún momento Malcolm se ha propuesto buscar nueva esposa.


Me parece importante remarcarlo porque la autora se dedica toda la novela en hacer perdonar la nefasta e incomprensible actitud del duque de Haven, tres años atrás. Que lo consiga o no, es un tema diferente y, bien seguro, que encontraremos diferentes opiniones.

Malcolm se muestra como un hombre encantador. Pero, al mismo tiempo, algo posesivo y, desde luego, muy egocéntrico. Me ha quedado esa sensación de que se cree el centro de todo y, prioriza desde el primero momento, sus sentimientos, sin empatizar. He tenido mis más y mis menos con él. Ha tenido una mala infancia, muy marcada por la frialdad y el desapego de una madre manipuladora y fría que le ha dejado un regusto amargo de lo que significa el matrimonio. Y, su gran problema, es que la historia se ha vuelto a repetir.

Serafina es una joven divertida y controvertida que vio su vida trucada al seguir el mal consejo de su madre. Tomó la determinación de alejarse de todo buscando resurgir de unas circunstancias de lo más dolorosas, pero he de decir que no me ha gustado la forma en la que lo hizo.

No voy a negar que no ha sido una lectura entretenida y muy agradable. Sarah MacLean tiene una forma de escribir ágil y fresca y busca, mediante situaciones y escenas algo rocambolescas, dar a sus novelas casi siempre un toque de humor que se agradece mucho.
El gran problema con que se encuentra con esta historia es que ese pasado que actúa como una espada de Damocles. Porque son muchas las cosas a perdonar, por ambas partes, aunque lo peor se lo lleva con creces el duque.

Dejaré de lado la trama increíble que ha montado para resolver la situación. La aparición de los secundarios es poca, a excepción de la intervención de las hermanas Talbot, −que van cambiando el mote de peligrosas a sucias, no sé si de manos de la traducción o de la propia autora – y el mero uso que se les da es proporcionar esas divertidas escenas que comento. Pero esta cuestión no me habría supuesto ningún problema si, con ella, solucionara el gran problema del perdón. Que para mí es el gran eje de todo.

La autora alarga, y alarga, la situación, mediante muchísimas escenas en las que Mal se hace perdonar, demostrando lo muy enamorado que está de su duquesa −si algo está claro desde el principio es del fuerte amor que se profesan mutuamente – pero me ha faltado la gran conversación. Esa gran escena, tan necesaria en mi opinión, que nos aclare todo. Del pasado poco cuenta, no es necesario leer los anteriores, porque aquí lo importante aparece. Pero se profundiza poco en los sentimientos que provocaron dichas actitudes… que no quiero spoilear pero la situación de la que parten es demasiado compleja para que todo se resuelva en una escena final. Me ha faltado más profundidad en sus sentimientos, en los personajes que quedan algo difumados y me han faltado escenas entre ambos que justifiquen la resolución de la novela.

Con un final espléndido, que te corta la respiración, tanto por lo bonito que resulta como también por lo hollywoodiense . Para mí lo mejor de toda la novela.

En resumidas cuentas, es una novela que me ha enganchado, en verdad, me la he terminado en apenas un par de días, algo que puede parecer contradictorio. Fresca, con momentos divertidos con los que se le resta esa sobriedad del dolor que sienten ambos. Pero Sarah MacLean no ha conseguido convencerme. Si os soy sincera, ni tan siquiera de lo que pretende conseguir Sera con su vuelta a Londres.
He tenido la sensación de que la autora ha creado una situación de partida muy atrayente, interesante y, en el fondo, genial – aunque no sea una trama del todo novedosa – de la que no ha sabido como salir.

¿La recomiendo? Pues no sé, si os apetece leer algo entretenido es una lectura perfecta. Pero si esperáis una historia profunda y compleja acorde con la situación que se plantea, para mí ha sido decepcionante en el momento que no me ha convencido.  Es de esas novelas que, cuanto más las analizo, menos me convencen.

Datos de interés Ficha de la novela - Ficha de la autora - Web de la autora

Pepa 

15 de marzo de 2019

Para mí, el único de Kristan Higgins





Sinopsis:La abogada divorcista Harper James no tiene ni un respiro. Bastante malo es que se encuentre con su ex, Nick, en la boda de su hermana para que ahora, además, por un cruelgiro del destino, se vea forzada a hacer un viaje por todo el país con él. Y mientras, su casinovio se queda en casa, no muy contento.
Harper no puede evitar que Nick se abra paso de nuevo en su vida con ese glorioso yatractivo aire de arquitecto que le rodea. Sin embargo, a los ojos de Nick, Harper siempreha sido la mujer de su vida. Si consigue hacer las cosas bien esta vez, la felicidad puede estar esperándoles a la vuelta de la esquina.

Opinión personal

Seguimos con el Rito Reta 3.0 organizado por los blogs A la cama con un libro y Mi rinconín de lectura y este es el mes de Kristan Higgins, otra de esas autoras que están en mi lista de eternas pendientes porque, pese a que leo maravillas sobre sus novelas, a mí ya sabéis que me van más los bailes y las enaguas que los pueblecitos americanos y, voy retrasando y retrasando, y al final y gracias a estos retos, termino animándome y afirmando que, al menos esta novela, no ha sido para mí.

Y con ello quiero avisar de que esta lectura ha estado totalmente condicionada por mis gustos personales, es decir, que no os fiéis mucho, porque no son de mi estilo y pese a que Kristan Higgins tiene un estilo ágil y fresco que hace que se lea muy rápido, al final también lo olvidaré muy rápidamente.
Y no quiero ser injusta porque la novela tiene cosas bastante buenas, ya que cuenta con unas microhistorias totalmente entremezcladas que no resultan fuera de lugar y que plasman algunos de esos personajes que, no sé si son reales, pero sí que los he visto en muchas películas del país, y ya se saben… si los clichés funcionan por algo será.
También logra plasmar con bastante acierto la personalidad de ambos protagonistas y, además, diferenciar como el abandono familiar puede influir de tal forma a cada individuo como para actuar de forma totalmente opuesta.
Y, cierto es, que estamos ante una novela muy entretenida, con alguna escena que busca claramente la carcajada y diversión del lector, pero a mí me ha quedado la sensación de que no pasa gran cosa, que la autora se dedica a alargar un tema de forma innecesario cuando, con una conversación seria y larga entre ambos, hubiera facilitado muchísimo las cosas porque, no nos engañemos, lo que nos cuentan aquí es la segunda oportunidad que se dan dos personas que llevan toda la vida enamorados (pese a que no se han visto en doce largos años) y al final es como si nada hubiera pasado.
Y eso es lo que no me he creído. Ostras, que entre los veinte y los treinta y pico todos evolucionamos, nuestras prioridades cambian y, además, casi también cambia nuestro carácter.
Me ha dado la sensación de que la autora se centra mucho en retratarnos a un protagonista, aparentemente, perfecto buscando que la lectora beba los vientos por él y, por el contrario, crear una protagonista fría, seria, algo borde, que respalde a ese buen hombre. Y conmigo, casi lo consigue, pero no.

Aparentemente, Harper tiene un carácter seco pero, en realidad el abandono de su madre le marcó tanto que es su forma de protegerse. Realista y práctica, puede parecer algo fría de sentimientos, algunas de sus decisiones, en verdad, lo son pero en realidad se preocupa realmente de los que le rodean, y eso le acarreará más de una situación comprometida.
Nick parece todo amor, de físico arrollador, un hombre de éxito que se lleva bien con todo el mundo y no especifico más para no spoilear ─ y retratado por la autora como el sufridor de la relación y ruptura de su pasado.
Pero a mí no me lo ha parecido, al fin y al cabo ambos son responsables y, desde luego, él tampoco se portó nada bien. No sé, me sale la vena revolucionaria y no me queda muy claro si su actitud y su forma de ver el matrimonio es egoísta o machista. ¡Y además, por dos veces! Y, menos mal que al final termina arreglándolo, de otra forma, me hubiera cabreado mucho.

Y es que, hay cosas que en las novelas románticas históricas no me importan, pero cuando estamos ante una novela contemporánea me hace dudar y, desde luego, me resta mucho de esa parte bonita de una relación.

Pero, empiezo a resumir. Doce años son muchos, y si en la parte del principio, se me escapa un poco ese momento en el que ambos se enamoran, y esta frase es un poco irónica, esperaba que en esa reconciliación, la autora se tomaría más molestias, pero no. Parece que tras media vida y doce años, aquí es como si nada hubiera cambiado y eso sí que no me lo he creído. Como idea es muy buena pero necesito que en una novela romántica, la autora me convenza de ese amor, y no lo ha hecho.

Dejando de lado ese gran pero, vuelvo a insistir en que es una novela entretenida, aunque a mí me han sobrado descripciones y me ha faltado algún giro en la historia, que me parece demasiado previsible porque los esquemas se repiten. Eso sí, cuenta con alguna escena divertida, pero poco más.

En conjunto, mi opinión es totalmente impopular y lo asumo. Me tendré que animar a leer algo más de esta autora porque no quiero quedarme con esta opinión, que parece mucho más negativa de lo que es en realidad. Que entretenerme me ha entretenido y no ha sido una lectura de esas que estás deseando terminar. No.
¿Alguna recomendación, porque quizás esta no es su mejor publicación?


Datos de interés : Ficha de la novela - Ficha de la autora - Web de la autora

Pepa