25 de septiembre de 2020

Daring and the Duke de Sarah MacLean

 


Sinopsis: (traducción personal)

Grace Condry ha pasado toda su vida huyendo de su pasado. Traicionada cuando era niña por su único amor y criada en las calles, ahora se esconde a plena vista como la reina de los rincones más oscuros de Londres. Grace tiene una mente aguda y un poderoso gancho de derecha y nunca se ha encontrado con un enemigo al que no pueda superar, hasta que el hombre que una vez amó regresa.

Resuelto y despiadado, Ewan, duque de Marwick, ha pasado una década buscando a la mujer que nunca dejó de amar. Una vieja apuesta puede haber hecho perderla para siempre, pero Ewan hará todo lo posible para recuperar a Grace ... y convertirla en su duquesa.

La reconciliación es lo último que Grace desea. Incapaz de perdonar el pasado, promete vengarse. Pero la venganza requiere mantener a Ewan cerca, y pronto su enemigo parece ser algo completamente diferente, algo a lo que no puede resistirse, incluso cuando amenaza el mundo que ha construido, la vida que reivindica ... y el corazón que juró que él nunca volvería a robar.

Opinión personal:

Calificación:

Tercera y esperada entrega de «Los bastardos Bareknuckle Bastards» (algo así como nudillos desnudos haciendo referencia a la forma en la que luchaban para ganarse la vida)

Esta serie la está publicando actualmente la editorial Versátil, soy incapaz de recordar cuánto de esta pareja aparece en la primera publicación, aunque no hace mucho que lo he releído… pero no sé si parte de la información con la que ya se cuenta es de la primera novela o de la segunda. Por eso, no tengo muy claro si habrá mucho spoiler del segundo título o no.

Bajo vuestro criterio dejo seguir leyendo esta opinión por posibles spoilers de la segunda novela, que seguro que será algo impopular.

Ya sabéis lo que me gustan los duques, pero es que el Duque de Marwick ha sido un personaje que ya me llamó la atención en el primer libro, cuando apenas sabíamos de él. Con el segundo lo mío ya fue ansia viva por saber cómo la autora iba a resolver el gran abismo que había en esta pareja y, pese a que, como acostumbro y creo que es inevitable, la historia ha transcurrido tal como me imaginaba, el desarrollo no ha sido lo que me esperaba.

No quiero decir que sea una mala novela, porque contiene todos los ingredientes que ahora mismo están de moda: una pareja atrayente, con una gran química sexual, varias escenas de alto voltaje y un misterio que resolver.

Con el misterio voy a terminar pronto. Es tal como me imaginaba. Mi sorpresa ha sido nula. Supongo que la autora tenía pocas opciones, así que no lo veo como una crítica, el problema no habría sido importante si el resto de la novela no me hubiera defraudado un poquito.

Aún así, —y por eso digo que esta opinión será impopular— creo que la novela os puede gustar mucho. El caso es que, quizás, soy de la “vieja escuela” y me ha sobrado sexo y faltado comunicación.

Estamos ante una novela con un romance ya creado. O no. Porque sí, sabemos, por activa y por pasiva, que estos dos están enamorados, se ha notado y se ha respirado a lo largo de las dos entregas anteriores, pero después de veinte años y de un cambio tan profundo en la situación de ambos, la autora se lo podía haber trabajado un poquito más. Solo es mi opinión.

Grace. —aquí tengo que añadir que me encanta el nombre elegido y la escena en la que se explica. El juego de palabras en inglés, algo que en castellano espero que no se pierda, es genial— es una mujer de armas tomar, que se ha hecho un lugar destacado y muy importante en un mundo de hombres. Eso nos puede dar una idea de su personalidad: fuerte, decidida, independiente, resolutiva. Y, mal que me pese decirlo y aunque la novela empieza con una protagonista así, a lo largo de las páginas he visto como esa idea que me había transmitido de ella la autora se ha ido diluyendo, quizás es tan solo mi percepción (no hay que olvidar que esta novela la he leído en un idioma que no es el mío y que no domino mucho, algo que pueda dar lugar a malinterpretaciones) Por eso tengo ganas de leerlo cuando la editorial lo publique en castellano y quizás mi opinión pueda cambiar.

Sobre Ewan poco se nos explica, demasiado poco, me he quedado con muchas ganas de conocer ese pasado que la autora ha dejado totalmente olvidado. Ese pasado que ha provocado que conozcamos a ese personaje durante dos novelas y que en el tercero ha desaparecido por arte de magia. Que tengo muy claro que las cosas no podían ir por otro lado, pero es que la autora no explica prácticamente nada y eso me ha molestado mucho. Y pasamos de A a B en apenas una escena.

El romance prácticamente no existe y la reconciliación, en mi humilde opinión llega demasiado fácil y rápida.

Estamos ante una historia de amor entre dos enemigos que, al mismo tiempo, han estado enamorados en su juventud. Es muy posible que la autora le haya dado más importancia a esta segunda circunstancia que a la primera, que es la que más me interesaba a mí. Ya sabéis que adoro las novelas en las que los protagonistas se llevan fatal.

No tengo muy claro qué ha pasado. Pero la idea que me ha quedado es que la autora se ha metido en un berenjenal y que lo ha resuelto de la forma más sencilla y fácil. O quizás la autora tenía claro que desde el primer momento esta es la historia que quería contar, no sé.

Es una novela que empieza de forma muy bonita, la primera escena es preciosa. Una novela en la que se desvela parte de ese pasado que, aunque nos podemos imaginar, la autora nos confirma. Pero una historia en la que el romance entre Ewan y Grace queda totalmente en segundo plano en pro de una química muy bien llevada pero que, personalmente, me ha ralentizado la lectura —supongo que porque esperaba una conversación importantísima que nunca llegaba— y, con la boca pequeña, diré que ha terminado por cansarme. Porque sí, las escenas de cama me gustan, ¡me encantan!, pero siempre y cuando sean necesarias e importantes y no sustituyan lo que es importante en una novela romántica. Aquí, creo que no lo son, al menos no todas.

No faltan escenas tiernas entre ambos, y frases preciosas, pero no puedo decir que haya cumplido mis expectativas, quizás eran demasiado altas y estemos ante un «no eres tú, soy yo».

No obstante, el final arregla mucho la novela. Me ha gustado y sorprendido por partes iguales y ha hecho que la lectura mejorara muchísimo.

No sé si las ganas con las que esperaba esta historia han sido las causantes de que no haya estado a la altura. No es el primer caso en el que me encuentro que unos protagonistas de armas tomar, con los que me he deleitado durante entregas anteriores, en sus libros, me decaigan un poco.

Sarah MacLean es una autora que me gusta, sus novelas son muy entretenidas y esta última entrega de la saga ha estado bien, bueno el final ha sido genial, pero el resto de la novela podía haber sido sublime. Sin embargo, se ha quedado en la superficie, tenía dos personajes estupendos con los que jugar y, para mí, los ha desaprovechado.

La novela tiene un mensaje que me gusta mucho, Grace no deja de ser una mujer original y adelantada a la época y el club que tiene me ha encantado, la idea que defiende sobre la libertad de las mujeres creo que es muy acertada y apoyo totalmente su mensaje – el tema de la explotación prefiero obviarlo igual que haría en caso de que fuera él el que tuviera un club así. 

Como siempre digo, esta es una opinión personal.

Y, pese a mis palabras, es una serie que recomiendo porque en su conjunto merece la pena leerla. 


Datos de interés: Ficha de la novela: Ficha de la autora: Web de la autora:

Pepa

18 de septiembre de 2020

Mini reseñas: Texas splendor y Texas legacy de Lorraine Heath


Sigo con reseñas de Lorraine Heath —en el blog podéis encontrar varias reseñas de sus novelas—, autora del mes en el Reto Rita 4.0, organizado por A la cama con un libro y Mi rinconín de lectura.
Ya estaréis hartas de escucharme que esta autora es de mis imprescindibles, que me encanta y que me he propuesto como reto personal leer todo lo que ha escrito, mejor si está traducido, pero si no, pues toca leer en inglés. Fue con la primera autora que me atreví, hace años cuando me leí los dos primeros de la serie «Los huérfanos de Saint James» y la editorial Esencia nos hizo esa soberana put**. Yo la terminé de leer en inglés, con el tiempo, terminaron publicándola en digital. Su primero título, en mi opinión, es una joyita de la romántica.

Texas Splendor

Sinopsis:
Un hombre en una misión…
Después de cinco agotadores años en una prisión de Texas, Austin Leigh es al final un hombre libre. No puede esperar a volver a casa y reunirse con su amada. Pero cuando descubre que ella no lo esperó y ahora está casada, se vuelve más decidido a limpiar su nombre del crimen que nunca cometió.
Conoce a la única mujer que podría ofrecerle la salvación y el amor. . .
De camino a la capital del estado, conoce a una joven, Loree Grant, y su perro.  Al enterarse de que han sobrevivido a una misteriosa tragedia, se conmueve y siente curiosidad.  A medida que va pasando más tiempo con ella, encantadora e intrigante, puede ver un futuro que había pensado que ya no era posible, ambos encuentran una nueva oportunidad en la vida y un amor que puede superar cualquier obstáculo…

Opinión personal:
Calificación:
Novela no traducida

Tercera entrega de la serie «Texas». Leí los dos anteriores a finales del año pasado, pero al enterarme de que era autora del Reto Rita para este año y viendo que era el que tenía opiniones más bajas, decidí dejarlo en pendientes, justo para este momento.

Aquí encontramos la historia de Austin, el más joven de los tres hermanos y al que hemos visto crecer. Era demasiado fácil que terminará con su amor de juventud, así que la autora decide que viaje a Austin, ciudad a la que debe su nombre, y allí conozca a la que terminará siendo su pareja.
Estamos ante una historia entretenida, con una trama sencilla en la que ninguno de sus personajes ha llamado especialmente mi atención.

Austin es hombre en busca del pasado, para encontrar la verdad, y por el camino, tropieza con su futuro.
Pero me ha faltado garra y fuerza para un personaje que, tras cinco años en la prisión por un asesinato que no cometió, daba mucho más de sí. Tenía un potencial que creo que se le ha escurrido de las manos a la autora o, por otro lado, quizás su intención fue escribir una historia sencilla, sin complicaciones, con una trama bastante predecible.

Si alguien se lleva mi predilección es Loree, como gran parte de protagonistas femeninas, es una mujer independiente, valiente y decidida. Lleva una vida solitaria, en una pequeña propiedad familiar, tan solo acompañada por su fiel perro.
No voy a detallar los motivos porque estaría revelando parte importante de la trama. Pero sus sentimientos han sido los que le han dado un poco de salero a la historia.

Su relación es muy rápida y su matrimonio más una cuestión de mala suerte y honor que por amor. No obstante, el roce hace el cariño y entre los dos deberán superar ese primer amor de Austin que está presente en gran parte la novela.
Admito que la aparición de los otros dos hermanos y toda su prole ha sido un aliciente añadido y algo que le ha dado mucha vida a esta novela. No soy de disfrutar particularmente, pero es que dejando de lado las luchas internas de Loree, la pareja me ha resultado bastante sosa.

Tiene toques bonitos, como el tema de la música. Pero lo que más me ha gustado es la aparición de los secundarios.

El final también creo que es un punto positivo, un giro que me ha sorprendido, pero por lo demás tan solo es una lectura entretenida de una autora que me encanta.
No con ello quiero dar a entender que es una mala historia, pero aquí tenemos una trama más sencilla y previsible de lo que esta autora me tiene acostumbrada.


Texas legacy

Sinopsis:
Desde que tiene memoria, Rawley Cooper ha amado a Faith Leigh. Pero la crueldad de su infancia lo persigue y sabe que no la merece. Cuando ella acude a él la noche de su decimonoveno cumpleaños, ambos ceden a la tentación. Pero el beso abrasador reafirma lo que siempre ha sabido: no puede tener una vida con ella. Para proteger su corazón, recoge sus cosas y se dirige al oeste.
Faith siempre ha adorado al niño que sus padres acogieron y criaron. Pero no está segura de poder perdonarlo alguna vez por salir de su vida justo cuando más lo necesitaba. Cuando un telegrama urgente lo obliga a regresar seis años después, Rawley descubre que Faith es ahora una mujer a tener en cuenta.
Cuando los viejos sentimientos vuelven a aflorar con nuevas pasiones, ambos deben confrontar secretos de su pasado o arriesgarse a perder un legado de amor.

Opinión personal:
Calificación:
Novela no traducida

Qué broche final para esta trilogía con el regalo de este relato corto con la historia de Rawley 
¡Qué historia tan bonita! y mil gracias a Kimberly por recordármela, porque si no, se me hubiera pasado por alto.

La única pega es su corta extensión, pese a ello, la historia queda bien atada y no se hace precipitada. Creo que es algo muy complejo conseguir que una historia narrada en apenas cien hojas logre convencer y contener todos los elementos necesarios para gustar al lector y que no queden puntos dispersos.

Está claro que el hecho de que hayamos ido conociendo a Rawley durante toda la serie, ayuda mucho a Lorraine Heath. Con apenas una pocas pinceladas, nos detalla un pasado  y un presente, nos construye un personaje como Faith, con el sello personal de la autora, pero con las problemáticas de una mujer de la época. El realismo, crudo y duro con el que se trata su situación me ha desbordado. Sin doble sentido, sin moraleja, pero con una total crítica social, y en dos frases. ¡Olé!

Rawley es un hombre que enamora, si ya le hemos ido cogiendo un cariño inmenso, tanto por su horroroso pasado sino por esas frases que va dejando caer en la serie. Ahora, verlo crecidito, con ese corazón enorme, sus complejos sentimientos, tan acordes a la situación que le tocó vivir, y esa rectitud que solo compite con la de Dallas, hacen de él un personaje estupendo.

Su relación es bonita, preciosa, con esa superación personal por parte de cada uno; basada, no tan solo en la atracción física, sino en una total confianza. Son muchos los detalles que nos puntualiza la autora, y la única rabia que te queda es saber que te queda poco para terminarla.

Me ha gustado ese giro final de la autora, que rompe con lo poco de predecible que hubiera podido tener. Me he encantado porque justo con ese pequeño/gran detalle le ha dado una vuelta de tuerca a la historia.

Creo que tanto esos rencores, supuestas traiciones, pasiones, empatías, confidencias, quedan cerradas y patentes en apenas unas páginas. Sin olvidarnos de ese broche final con un tema que llevaba abierto desde el principio de la serie.

Se nota que me ha encantado, aunque, como suele pasar con estos relatos tan deseados, la autora ha perdido la oportunidad de crear una historia cuasi perfecta con estos dos personajes tan carismáticos.

Un broche estupendo para final de serie.



Pepa