26 de noviembre de 2021

Conquistar a un duque de Lenora Bell


Sinopsis:

El placer de su compañía se solicita en Warbury Park. Llegarán cuatro hermosas damas... solo una podrá convertirse en duquesa.

Al joven y díscolo James, nuevo duque de Harland, le precede su mala fama y ahora que ha heredado el ducado de su padre, le urge encontrar una novia de carácter intachable para salvar su reputación. Busca un puro trámite comercial: él aporta su título nobiliario y ella su buena fama. Por supuesto, el deseo y el amor están fuera de toda discusión.

En ese momento, Charlene Beckett, hija no reconocida de un conde y una cortesana, recibe una propuesta que cambiaría la vida de su familia: una cuantiosa suma de dinero a cambio de hacerse pasar por su media hermana, lady Dorothea, y lograr que el duque de Harland le proponga matrimonio.

Pero cuando los secretos salgan a la luz y la pasión se desborde, nuestro duque deberá decidir si la dama menos indicada es la ideal para él. Y Charlene deberá decidir si merece la pena arriesgarlo todo, incluido su corazón, por la promesa de una nueva vida…

El placer de su compañía se solicita en Warbury Park. Llegarán cuatro hermosas damas... solo una podrá convertirse en duquesa.

Opinión personal:

Calificación:

Primero de la trilogía «The Disgraceful Dukes» publicada por Espasa con el sello de Narrativa —algo que me cabrea mucho cuando es, claramente, una autora y una novela romántica— y segunda novela que leo de esta autora, la anterior la leí en inglés, de una serie diferente y bastante posterior, algo que creo que se nota. Esta es su primera publicación, en general, tiene el mismo tono y creo que está escrito en la misma línea. Se nota que la autora ya tiene ese estilo fresco y divertido, que ahora está tan de moda.

En ese sentido, esa frescura que, en muchas ocasiones, raya lo absurdo, es algo con lo que me cuesta lidiar, no porque no crea que en aquellos tiempos no hubiese gente que se tomaran las costumbres sociales como algo muy personal sino porque la autora lo normaliza y eso es algo que me cuesta asimilar.

Por eso, si se dejan de lado ciertas escenas, que pintan poco si no es divertir y plasmar de una forma un tanto curiosa la falta de normalidad en ciertos personajes, «aceptaremos pulpo como animal de compañía».

El punto fuerte lo marcan esos inusuales protagonistas: Charlene es una joven ilegítima que convive en el burdel de su madre con prostitutas, ha sido criada por su madre para que siga sus pasos y se convierta en una de las mejores cortesanas, algo a lo que ella se niega por completo, por ello, se ocupara de los quehaceres del lugar; junto a ella Lulu, su hermana pequeña, quien vive ajena a todo en su mundo de rosa, pintando y anhelando convertirse en una gran pintora.

Hasta aquí, Charlene ya me parece un personaje suficientemente inusual, por eso no termino de ver el sentido de dotarle, además, con ese gusto para la defensa persona… y ahí lo dejo. Una joven muy bella y educada que no siempre termina por comportarse como se espera de ella, aunque, en general, no levante las sospechas de sus compañeras de cacería.

James, con una mala reputación que, es de suponer hace tanto tiempo que nadie se acuerda, porque con tantos años pasados en las Indias Occidentales, pocos deben recordar, ni tan siquiera conocer, los verdaderos motivos por los cual su padre lo envió allí de joven. Con ideas moderas y resulto a cambiar la situación de algunos de los menos favorecidos, su obsesión por recuperar «un no sé muy bien qué» me ha quedado poco esclarecida. De él me ha gustado esas ideas algo revolucionarias, ese buen comportamiento y miedo disfrazado en algunas situaciones bajo una capa de cruda frialdad.

Un personaje al que la autora intenta alejar de lo normal con una hija ilegítima —cuya finalidad no termino de encajar—, una guitarra española y una firme costumbre de aparecer a medio vestir.

Mención especial —no porque sea un producto que adore— es el tema relacionado con el chocolate, me ha gustado, no solo porque aleja a James de esa nobleza «inútil» y algo avanzo en las artes comerciales, aunque no sea un buen ejemplo de hombre que está al tanto de lo que pasa en su negocio.

Una serie de escenas un poco sin ton ni son y con una total falta de hilo conductor en la historia harán que James se sienta atolondrado por esa sensual y curvilínea belleza y totalmente asombrado por un comportamiento inusual, que lo atrapará sin medida; y Charlene se desviva por ese musculoso cuerpo que acaba de despertar en ella sentimientos que desconocía; y esas ideas modernas en un hombre que irán agujereando la pequeña coraza que una vida que, hasta ese momento ha negado, o quiere hacerlo, la presencia masculina.

El punto de partida es interesante, la historia muy entretenida y llena de momentos divertidos que es mejor no intentar analizar bajo una lupa racional. La autora busca divertir y le da igual si lo que escribe es normal o drásticamente absurdo. Al menos en cinco ocasiones me he quedado ojiplática ante lo que estaba leyendo, por lo que he optado por tomármelo como lo que es: una comedia romántica alocada, hilarante y entretenida. 

«Conquistar a un duque» es una lectura muy entretenida, ágil y divertida que recomiendo siempre y cuando no busquéis una historia con demasiado sentido en cuando al comportamiento de los personajes se refiere y, también, en cuanto a las normas sociales de una época mucho más estricta que lo que la autora retrata. Una historia que creo que la autora no termina de aprovechar y, más, conociendo a los protagonistas de la siguiente entrega.

De vez en cuando me apetecen estas lecturas, así que tengo muy claro que leeré el segundo cuando lo publiquen, solo espero que no tarden demasiado para que olvide a los secundarios.

 

Nota: Lo que no me ha dejado muy conforme es la traducción: expresiones a las que no le he encontrado sentido y una continuada mezcla entre la cortesía/cordialidad que no encaja en el trato entre los personajes.


Datos de interés: Ficha de la novela - Ficha de la autora - Web de la autora


Pepa

19 de noviembre de 2021

Desde las sombras de M. C. Sark


Sinopsis:

Romántica, victoriana y llena de sombras.

Londres, 1888. Arabella Blunt, pese a la negativa de su tía Adelaida, viaja hasta Londres para encontrar a su hermano James, del que no tiene noticias desde hace dos meses.

Un diario, la única pista que la joven encuentra en el apartamento de su hermano, la guiará en su búsqueda y llevará sus pasos hasta la mansión de María de Confranc: baronesa, cantante de ópera cómica y… vampira. El descubrimiento de la naturaleza de María desencadenará un efecto dominó que no tendrá vuelta atrás y solo el «reencuentro» con un amigo de su infancia, lord Rheged, barón de Ravenstonedale, evitará que Arabella se hunda en ese peligroso submundo lleno de sombras al que él también pertenece.

La odisea personal de Arabella no se limitará en este viaje a la búsqueda de su hermano James. Además de verse envuelta en una excitante aventura, descubrirá algunas cosas realmente importantes, como el poder de los sentimientos, la tentación del deseo y el dulce sabor de su recién estrenada libertad.

Opinión personal:

Calificación:

Creo justo avisar de que no soy lectora de paranormal. Me puede mi vena racional y me cuestiono cosas que otra lectora, de mente más abierta, no se cuestiona, simplemente acepta. Me cuestiono cosas chorras, que quizás no sean importantes, pero para mí lo son y son capaces de estropearme la lectura. Quizás, por esa misma razón, tampoco suelo leer fantasía.

Pienso que es necesario comentarlo porque es algo que influye de forma directa a mis sensaciones al leerlo y varia y afecta mi valoración.

Leí esta novela para Halloween, fiesta que no celebro😅🤷🏻‍♀️, más que de truco o trato, en casa es la víspera de todos los santos y se comen castañas, panallets, panecicos dulces y boniatos —una mezcla de tradiciones🥳🤣. Ha sido más la excusa para leer un libro que compré hace mucho, me gustó la portada, que inducía a misterio en la época victoriana y no pensé en que uno de los protagonistas iba a ser un vampiro —a veces cometo el error de comprar sin leer la sinopsis. 

Ha sido una lectura extraña. Pese a que lo intento no veo a los vampiros con el toque romántico que otras lectoras y, para más aclaraciones, el hecho de que por su cuerpo no circule la sangre hace que en las escenas sexuales entre en un bucle: mi mente intentando imaginar ese resorte que hace de flujosanguineoperono… no entro en muchos detalles, creo que se me entiende.

La trama general me ha gustado, una novela llena de aventuras y giros en los que la autora va dando información en el momento oportuno. Transcurre en dos tiempos, con los mismos personajes en dos momentos de su vida muy diferentes y, al mismo tiempo, narrada a dos voces. La tercera persona nos cuenta la historia en general, pero en ciertos momentos, se intercalan capítulos breves narrados en primera persona para matizar y ampliar los sentimientos de alguno de los protagonistas.

En general cuenta la vida de Arabella, una joven cuyo futuro está marcado por la soledad del campo y el abandono de su padre. Es una joven solitaria y falta de cariño que encuentra en un hombre apartado del mundo su sueño de adolescente. Y nueve años más tarde, las peripecias a las que se ve envuelta para conseguir encontrar a su hermano, que desde hace unos meses ha desaparecido. Aquí es donde vivirá un poco de todo y se revelaran esos matices que, siendo niña, no supe percibir.

Esa parte me ha gustado, temas muy novedosos para mí que he intentado leer con la mente muy abierta y planteándome las menos cuestiones posibles. Entretenida con climas y giros suficientes para mantenerte enganchada.

La parte del romance ha sido compleja, me cuesta mucho imaginarme cómo una mujer con tan poco mundo es capaz de dejar de lado todo lo que está viviendo. Cómo es capaz de diferenciar ese hombre encantador de ese monstruo. Vaya por delante que algo que me ha gustado por parte de la autora es que trata en todo momento a Rheged como lo que es, un monstruo encantador. En ningún momento pierde la esencia de lo que es: un vampiro, vive como tal y siente como tal.

Ese romance para mí no era fácil, pero lo que me ha resultado más complejo es lidiar con las edades. Algo que me daba mucho reparo es cómo iba a salir la autora con la relación entre un ser centenario y una niña, no me estaba gustando nada el cariz de su relación. Puedo entender perfectamente que una niña en sus circunstancias se sienta totalmente desalmada ante un hombre que la hace soñar, le da alas, guapo e interesante y, además, encantador que la hace sentirse como alguien muy especial y, de manera inevitable, surja esa admiración por él; mi gran problema ha sido con él. Y, pese a que la autora matiza, aclara y repite que sus sentimientos hacia la niña eran totalmente inocentes, al final, con la explicación de unas cartas, ha conseguido deshacer todo lo andado; y en vez de terminar por aclarar del todo, me ha liado más y ha agravado mis malas sospechas.

Otras aclaraciones sobre temas ya aclarados también me han parecido que era alargar un tema que ya estaba cerrado. Pero, otros detalles, me ha parecido que estaban bastante bien explicados y que pueden llegar a medio convencer a una lectora escéptica como yo.

«Desde las sombras» me ha resultado una lectura entretenida con la que he salido mucho de mi zona de confort. Tiene partes que se alargan sin mucha necesidad, pero entiendo que a los lectores que disfrutan de lo paranormal y de protagonistas vampiros puede ser una lectura muy interesante.

Personalmente soy de novelas con más diálogo y menos narración, al menos, para hacer hablar a los personajes, aún así, la autora ha sabido engancharme y transportarme a ese mundo de fantasía con seres de todo tipo.

Para ser paranormal, me ha gustado más de lo que pensaba, una buena ambientación que le da ese toque oscuro necesario para el transcurrir de esas andanzas.

Datos de interés: Ficha del libro Ficha de la autora Web de la autora


Pepa